Home / policiales / Amenazas e intimidaciones a la familia de una joven asesinada en San Juan

Amenazas e intimidaciones a la familia de una joven asesinada en San Juan

El crimen fue en 2017 pero la familia sigue recibiendo intimidaciones. Las pintadas con amenazas aparecieron en la lápida de la joven con la frase “Aquí vas a venir a acompañar a tu hermana”

A casi tres años del crimen de Talía Recabarren en San Juan y en medio del juicio que se inició esta semana en contra del único acusado por el hecho, el exnovio de la víctima Ángel Morales, la familia de la joven asesinada denunció que recibieron amenazas.

Las intimidaciones empezaron a aparecer de la manera más dolorosa. Su mamá y su hermana encontraron los violentos mensajes justo sobre la tumba de la adolescente de 17 años cuando fueron a visitarla en el primer aniversario de su muerte.
“Aquí vas a venir a acompañar a tu hermana. Te vamos a matar”, advertía una de las pintadas en el cementerio. Nadie se adjudicaba la amenaza pero ellas no necesitaban una firma para saber de dónde venían. La familia de Morales es vecina del barrio donde viven y no habían sido pocas las veces que se cruzaron por la calle y soportaron su hostigamiento.

Sin embargo, a pesar de las denuncias que hicieron tanto en los medios como ante la policía, no obtuvieron hasta ahora ninguna respuesta. Tampoco dejaron de recibir amenazas. De hecho, hace una semana, aparecieron nuevas pintadas cerca de la tumba de Talía.

“Ya estoy cansada. No tengo pruebas para acusar a nadie. Si han venido a intimidarme, lo han logrado, porque ya no tengo ganas de seguir”, dijo la mujer a Tiempo de San Juan. “Yo estoy enojada, tengo ganas de llorar, ya no puedo más, esto ya no da para más”.

El único imputado tenía 17 años cuando cometió el crimen que él mismo confesó después a otra pareja, que declaró en la causa. Estuvo detenido un tiempo en un instituto de menores y salió en libertad por las demoras judiciales derivaron en que se vencieran los plazos para su detención.

No pasó mucho tiempo para que la mamá de Talía se lo cruzara en la calle y el joven, lejos del arrepentimiento, se jactó del crimen ante ella. La mujer lo denunció y volvieron a encerrarlo, pero 21 días más tarde lo excarcelaron por falta de pruebas.

Morales está libre desde mediados de enero y así llegó al debate en el que podría recibir una dura condena, si se tiene en cuenta la relación que existía entre él y la víctima como así también la forma en la que actuó.

Fuente: TN