Banco Mendoza, más de 100 años de una triste historia

Policiales 19 de febrero de 2022 Por Eduardo Luis Ayassa
Fundado hace 134 años pasó de estatal a privado, después volvió a ser de los mendocinos hasta que fue vendido al República quien terminó cerrando sus puertas.

ECA-MENDOZAEl Banco Mendoza cerró sus puertas hace 25 años, sin embargo, hoy sigue siendo noticia y no por el recordado y lamentable quebranto sino por los reclamos de los últimos "dueños" y que ahora la jueza Maria Paz Gallardo le puso fin (aunque exista aún la probabilidad de que el fallo sea apelado) al planteamiento que, por daños y perjuicios, le había iniciado el Grupo República y Magna Inversora (de capitales mendocinos) a la Provincia por más de 22 millones de pesos (cifra que hoy superaría los 150 millones).

La titular del Tribunal de Gestión Asociada Nª1 en su sentencia "rechazó la demanda en su totalidad".  

Un poco de historia

En los '90, durante el gobierno de Rodolfo Gabrielli, comenzó el proceso de privatización del Banco Mendoza (al que incorporó el banco de Previsión Social de la provincia, también estatal), propuesta que se vio plasmada un 22 de marzo de 1995 cuando el Senado y la Cámara de Diputados de la provincia sanciona con fuerza de ley (la número 6276), por la que se autorizaba al Poder Ejecutivo a proceder a la privatización del Banco de Mendoza Sociedad Anónima y del Banco de Previsión Social Sociedad Anónima, a través de la venta de los paquetes accionarios de propiedad de la provincia de Mendoza…”.

El trámite y papeleo se extendió por varios meses y lo concluyó el gobernador Arturo Lafalla, con un llamado a licitación que no tuvo oferentes, por lo que se aceptó la única propuesta de unos 30 millones de pesos, aportados por el consorcio conformado por el Grupo República y Magna Inversora (con capitales de una treintena de empresarios mendocinos) y con Raúl Juan Pedro Moneta a la cabeza con el 67% de las acciones y en los últimos días de noviembre de 1996 el grupo tomó posesión del mismo que, en ese momento tenía más de mil empleados, sucursales en los 18 departamentos y la Capital Federal.

Sin embargo, en menos de dos años el Banco Central ordenó su cierre. Y el caos (por entidades como el Banco Los Andes o la financiera de Max Gregorcic, por nombrar solo algunas) volvió a ganar la calle y se repitieron los golpes contra las puertas cerradas del banco de los mendocinos, que los depósitos, que en su mayoría correspondían al cobro de haberes, mientras que puertas adentro los balances y las actas encontradas mostraba otra realidad: Moneta y sus socios mendocinos habían gestionados préstamos por más de 40 millones de pesos.  

El pasado

Esta entidad abrió sus puertas un 29 de agosto de hace 134 años, bajo la gobernación de Tiburcio Benegas, con una reserva de 5 millones de pesos oro, hasta que un 21 de febrero de 1934 fue refundado cuando se le sumó capital privado, que lo transformó en un banco mixto.

Mucho más cerca en el tiempo, durante la gestión del gobernador Santiago Felipe Llaver, después de expropiar las acciones remanentes en manos del sector privado, lo convirtió en estatal. Y aquel pasado reciente dejo a un banquero Raúl Moneta (hoy fallecido) acusado de subversión económica, asociación ilícita y violación a la Ley Penal Tributaria que lo mantuvo como prófugo de la Justicia por 6 meses, el juez federal Luis Leiva, que había iniciado la causa fue destituido en el 2002 y a un dirigente gremial, Sergio Palazzo, que llego a la titularidad de la bancaria y hoy es diputado nacional.

En síntesis, después de más de 100 años la entidad “madre” de la banca mendocina sumó muchos nombres, varios juicios y dejó sus puertas cerradas que nadie, hasta hoy, pudo volver a abrir.

Te puede interesar