Facundo Cabral y un cumpleaños sin festejo porque sigue vivo en el recuerdo popular

Sociedad 21/05/2022 Por Eduardo Luis Ayassa  
Nació en La Plata, vivió en Tandil y fue asesinado en Guatemala, pero antes recorrió el mundo con su canto "No soy de aquí ni soy de allá". Entretelones de dos entrevistas.

facundocabEste domingo 22 de mayo, Rodolfo Enrique Cabral Camiña, cumpliría 85 años, pero no habrá festejo, porque murió de tres balazos, hoy es el día para recordar que Facundo Cabral, para sus miles de seguidores, sigue cantando y contando historias.

Es que este juglar argentino (según su propia identificación artística), amante y defensor de la paz, fue asesinado por sicarios camino al aeropuerto Aurora, en la ciudad de Guatemala, un 9 de julio de 2011. Atrás habían quedado tres recitales a sala llena en el Teatro Roma de la ciudad de Qetzaltenango. Además, previo a su muerte y a lo largo de 50 años estuvo sobre el escenario del Lincoln Center de Nueva York, la Catedral de Toledo, el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México y decenas de teatros de toda la Argentina.

Sus temas fueron grabados en una decena de idiomas y compartió las tablas con cantantes como Julio Iglesias, Pedro Vargas, Neil Diamond y Alberto Cortés.

En primera persona

Y este es un recuerdo que tuve en distintas oportunidades donde hable con este personaje al que, desde siempre, admire.

La primera en la librería de Susana Fernández en Nueva York y la otra en el hotel Versalles de Mar del Plata, donde reconocí al hombre que en sus últimos tiempos y como siempre continuaba mirando la vida con propuestas y sermones pese a estar casi ciego. Recuerdo que en ambas entrevistas reiteró su infancia difícil acompañada solo por Sara, por la ausencia de su padre y junto a varios hermanos.

Analfabeto hasta los 14 años, logró hablar con Eva Duarte de Perón, parado en el estribo del auto descapotable que transportaba al Presidente de la Nación por las diagonales de La Plata, donde había nacido y únicamente le pidió "trabajo..." Semanas después, su madre obtuvo un empleo que los llevó hasta Tandil, donde vivió por años.

 faculPrimero se paró frente al público bajo el nombre de "Indio Gasparino", en los albores de la década de los '70 (con 6 discos de vinilo), pero saltó a la fama cuando grabó "No soy de aquí ni soy de allá", con letra del folclorista jujeño Jorge "Turco" Cafrune compartida en un bar de Montevideo. Y a lo largo de su carrera quedaron 19 discos con temas como Vuele Bajo, El Canillita, Al Ladrón, La Señora Moralina, El Lustrabotas, entre otros, y varios libros: el último "Los papeles de Cabral 2" publicado a poco de su asesinato. 


El exilio

Después, cuando su nombre ya era reconocido, durante el gobierno militar de los años '70, debió abandonar el país y se radicó en México. Y a lo largo de su extensa carrera como "trovador" visitó unos 150 países, sumando al rasgueo de la guitarra seleccionados textos de Jorge Luis Borges, Atahualpa Yupanqui, la madre Teresa de Calcuta, entre otros destacados de las letras. Su palabra nos lleva a una reflexión final: "El día que yo muera no hará falta usar la balanza, para velar a un cantor con una milonga alcanza..."

Te puede interesar