Lo Elemental es también lo Fundamental

por Jorge Fernando Daffra Oscar Felipe Britos Eduardo Gastón Mones Ruiz

feudomedievalEfectivamente, siempre “lo elemental es lo fundamental”. Y, hoy, nosotros  -argentinas y argentinos- tenemos el inexcusable deber de asumir plenamente esta sentencia del filósofo español Miguel de Unamuno.

Todos sentimos y sabemos que la Patria -al igual que sus símbolos- es de todos y que nadie puede creerse dueño o pretender apropiarse de ella. Y, también, que desde hace largas décadas se encuentra en peligro. Imaginemos, por un momento, que se trata de un gran barco que transita por un inmenso océano y hace mucho que viene soportando tormentas de magnitud que lo castigan duramente, produciéndole graves daños.

No hay puertos ni islas cercanos para refugiarse y arreglar las averías. La única manera de evitar una catástrofe es repararlo mientras navega.
Entonces, ¿Cómo enfrentamos esta situación? 

Entendiendo, que:

1º) Nos necesitamos todos. En circunstancias como estas no puede haber indiferentes ni distraídos, porque todos estamos en riesgo. Y la suerte, entre la vida y la muerte, depende de lo que seamos capaces de hacer;

2º) No hay lugar, en ese marco, para especulaciones o avivadas de ninguna naturaleza. Es forzoso admitir que “lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie”, comprendiendo que es indispensable el concurso honesto de cada uno.

3º) Debemos ordenarnos y organizarnos, con inteligencia, para que las tareas se puedan cumplir con buenos resultados y las energías no se pierdan o dilapiden en acciones inútiles.

4º) No podemos aceptar funcionarios que solo se representan a sí mismos y desprecian al conjunto del Pueblo.

5º) Es menester: a) renunciar a las ambiciones personales, que limitan; b) superar la mediocridad decadente, que confunde; y c) abandonar la obsecuencia, la tolerancia culposa y la complicidad inadmisible, que degradan.

6º) Precisamos reconstruir la cultura del trabajo y el esfuerzo; así como encauzar el capital al servicio de la economía y ésta a favor del Bienestar General.

7º) Tenemos la irrenunciable obligación moral de buscar y conseguir el Bien Común, obteniendo una sólida y duradera Justicia Social, desterrando para siempre los privilegios inaceptables y los beneficios injustos.

8º) Hay que terminar, definitivamente, con los feudos, que solo generan “dinastías con dictadorzuelos de pacotilla”, que engordan sus haciendas y agrandan la corte de alcahuetes.

9º) Estamos obligados a reconocer, con entereza, que los tres poderes del gobierno están corroídos y reclaman urgentes reformas, que permitan corregir el rumbo equivocado y dañino, para poder contribuir con las acciones propias e interdependientes que, por responsabilidad constitucional, les tocan y la hora exige. 

Esto es lo elemental, que también es lo fundamental. ¿Podemos lograr entre todos los argentinos y argentinas de buena voluntad que el navío no naufrague?

Fdo.
Jorge Fernando Daffra   
Oscar Felipe Britos   
Eduardo Gastón Mones Ruiz

Te puede interesar