Horacio Accavallo, de cartonero a campeón mundial de boxeo

1 de marzo de 1966: Horacio Accavalo obtiene el título mundial del peso mosca. Derrotó en Tokio al japonés Katsuyoshi Takayama en una batalla sangrienta y épica.

Accavallo campeón mundialHoracio Accavallo ganó esa pelea por el título mundial con esfuerzo, capitalizando sobre el ring una a una las gotas de sudor que lo prepararon para esa y cada una de las 84 peleas que disputó a lo largo de doce años 76 triunfos, seis empates y dos derrotas.

Su vida no fue facil,  rememorando cada paso de una infancia de "ciruja". "¿Una puerta para el boxeo? Claro, fui cartonero, botellero y trapecista, faquir y malabarista de circo. Siempre luché, trabajé mucho. Mi papá era italiano y mi mamá, española. Ninguno de los dos sabía leer ni escribir y comíamos en La Quema", decía el campeón oriundo de Villa Diamante.

Se retiró con el éxito atado a su cintura luego de tres defensas exitosas, ninguna con la emoción que le regaló aquella velada en la capital nipona. Dios, mi carrera y mi país me retribuyeron con cariño todo el esfuerzo que hice. Por eso yo esa noche no quería dinero ni gloria; yo solamente quería traer el título para la Argentina que tanto quiero".

El triunfo por puntos, aún en fallo dividido (73-69 y 74- 67, las dos tarjetas a su favor contra una tercera de 71- 70 para Takayama), fue apoteótico. Lágrimas, euforia, gente en las calles en la mayoría de pueblos y ciudades del país- Fue el segundo campeón mundial que tuvo la Argentina y como el mendocino Pascual Pérez también lograba el título en Japón.

Te puede interesar