Últimas publicaciones

La diversidad de Tucumán en su esplendor

El jardín de la República es mucho más que la historia de la Independencia, es el vino, arqueología y naturaleza exuberante y la mística de los misioneros

Sociedad 12/11/2023 Periodistas CuyoNoticias Periodistas CuyoNoticias
albarossa_valle
albarossa_valle

Tucumán es una posibilidad turística a una hora y media de Mendoza con dos vuelos semanales de Aerolíneas Argentinas, estos son los imperdibles para un finde largo o escapada al jardín de la República.

Hay cinco circuitos para elegir y descubrir las bondades de Tucumán, el primero y más característicos es Ciudad Histórica, luego están, Las Yungas, Valle de Choromoro, Valles Calchaquíes y Sur, cada uno de ellos con sus particularidades y siempre con la calidez de su gente, sus costumbres y tradiciones.

Ciudad Histórica

Hay dos infaltables para conocer la historia de la independencia, el Museo Casa Histórica de la Independencia donde se declaró la Independencia Argentina en 1816 y que guarda entre sus paredes voces de los congresales allí reunidos complementando con los edificios de la Casa de Gobierno, Plaza Independencia, museos y galerías de arte, terminando con el otro recorrido que no puede dejar de hacerse,  las iglesias que están empapadas de historia donde las misiones jesuíticas, franciscanas, dominicas y mercedarias dan testimonio auténtico de la ciudad de la independencia.

Así es la casa histórica de Tucumán donde se declaró la independencia argentina en 360: 

Las Yungas

A pocos kilómetros de la capital tucumana se puede ingresar en el fascinante mundo de Las Yungas, selvas de montaña, que son un paisaje maravilloso por su vegetación exuberante y diverso, se encuentran especies como el lapacho o los nogales enmarcados por sinuosos caminos y senderos propicios para el turismo aventura.

El circuito de Las Yungas desde San Miguel de Tucumán lleva a Yerba Buena con sus canchas de golf y corredor gastronómico. San Pablo donde el edificio del Ingenio Azucarero del mismo nombre permanece desde hace años expresando lo que fue el poderío de esa industria allí y Villa Nougués construida entre lomas y quebradas donde se encuentra la capilla medieval de 1899 para luego encontrarse en San Javier con el Cristo Bendicente y la vista panorámica de la llanura, ideal para la práctica de parapente, aladeltismo, mountain bike, trekking o cabalgatas. 

La ruta de Las Yungas se completa con El Siambón, donde los dulces y productos naturales realizados por los monjes benedectinos ofrecen una expresión viva de la cultura tucumana y continúa por Raco sobre la ruta 341 y  se encamina hacia El Cadillal donde se encuentra el mayor espejo de agua de la provincia, Celestino Gelsi, y donde además de practicar deportes acuáticos, se puede visitar el MAC - Museo Arqueológico El Cadillal - realizar paseos en catamarán o en aerosilla lleva para llegar a la cima del cerro Médici que además de obtener una vista panorámica excepcional se puede beber un refrigerio, 

Una pequeña ventana por las yungas tucumanas se ve así:

Valle de Choromoro

El circuito de este valle es una invitación para entrar por el túnel del tiempo y descubrir la vida de otra época, por la ruta 9 y a tan sólo 50 km de San Miguel de Tucumán se llega a Choromoro puerta de ingreso al valle homónimo, cerros, ríos, cascadas, bosque y la vida de campo y pueblo tranquilo donde todo sigue el compás del repicar de las añejas campanas.

Quien no conoce sobre las empanadas tucumanas, símbolo de identidad gastronómica provincial, pero, aquí en este valle se complementa con exquisitos quesos y quesillos y la apicultura que es una de las principales actividades económicas del lugar con la producción de miel, polen, jaleas y gran variedad de dulces y licores.

Ya inmersos en el valle no se puede dejar de visitar Trancas, donde Manuel Belgrano retoma el mando del Ejército del Norte al relevar a Rondeau continuando con su legado de lucha por la independencia argentina. Entrar al Templo del Sagrado Corazón de 1760 en la Villa Vieja, cuyos muros fueron testigos del fusilamiento (1824) de Bernabé Araoz, primer Gobernador de Tucumán o el Bautismo de la célebre escultora Lola Mora.

aereolineas_mendoza_tucumanIdeal escapada Mendoza Tucumán en una hora y media

Un poquito más al norte de Trancas el Pozo de San Francisco Solano fuente de fe donde se recuerda el paso de San Francisco Solano y el milagro de hacer brotar agua para saciar la sed de sus seguidores y de los primeros 
tranqueños.

Y luego a pocos kilómetros al oeste de Trancas se encuentra San Pedro de Colalao, villa turística extendida a lo largo de un angosto valle a 700 m.s.n.m, bordeada por el río Tipas y el Tacanas. De clima moderado con días de sol y noches frescas y que en invierno con pocas lluvias y las altas cumbres nevadas bajo el intenso cielo azul se convierte en el lugar perfecto para un descanso. 

Las cabalgatas, el senderismo o mountain bike son las mejores opciones para apreciar las bondades de San Pedro de Colalao y por supuesto la preparación de platos típicos como la humita. Algunos puntos que rescatan la cultura y vivencias del lugar de esta villa son Piedra Pintada, el Puente del Indio y el Cabildo Indiano, itinerario obligado de los viajeros para conocer la combinación perfecta de la cultura y naturaleza complementados por la amabilidad de sus habitantes.

Valles Calchaquíes 

El fascinante mundo de los valles calchaquíes es una invitación a descubrir la conjunción de lo ancestral con la modernidad, atrapante, vale la pena tomarse el tiempo para descubrir la exuberancia de la naturaleza desde las exuberantes yungas hasta los cactus añejos que marcan el camino al pasado y el presente que lo revive.

Desde San Miguel de Tucumán, capital de la provincia por RN38 rumbo al sur hasta Acheral, donde comienza la RP 307 es sumergirse en el atrapante circuito de los Valles Calchaquíes, atravesando El Mollar, Tafí del Valle, El Infiernillo, Ampimpa, Amaicha del Valle hasta llegar a la mítica RN40 con Los Andes al oeste por donde se llega a  Talapazo, Colalao y Pichao pero en especial a la Ciudad Sagrada de Los Quilmes, sitio de memoria activa de un pueblo originario que habitó por más de 8 siglos una vasta zona de los Valles Calchaquíes hasta el sometimiento de los españoles que los trasladaron a pie hasta la actual zona de Quilmes en Buenos Aires.

albarossa_cactus_viñedoAlbarossa, sus vinos y su gente en los Valles Calchaquíes

En este valle de aromas exquisitos de flores silvestres multicolores, sobre sale el aroma del vino fruto de la vid de las alturas que las manos afanosas de su gente forjan torrontés, Malbec, Cabernet Sauvignon, Bonarda, Sirah y Tannat únicos. Los viñedos de la región presentan una característica única gracias a su imponente altura que no baja de los 1.700 msnm en algunos puntos supera los 2.500 msnm, el sol de todo el año el viento suave que sopla constantemente y un suelo arenoso, permeable y profundo, combinado con la amplitud térmica los definen en frescos y frutados.

En esta fascinante ruta del Vino tucumano es posible conocer artesanos, ceramistas y textiles, también los emblemas gastronómicos de la región con las jugosas empanadas, humita, locro, tamales y los imperdibles “sánguches de milanesas” perfectamente maridados cada uno de acuerdo a su intensidad.

sandwich_milanesa

Circuito Sur

Es un recorrido por bellezas naturales, ruinas jesuíticas, aguas termales enmarcadas en un gran desarrollo agroganadero, industrial y comercial entrelazado con la tradición arraigada en la cultura de cada uno de sus pueblos, Lules, Famaillá, Acheral, Monteros, Simoca, Concepción o Alberdi.

El primer hito del circuito sureño tucumano es Lules, donde se conservan las ruinas jesuíticas de San José de Lules donde los padres de la orden de los Jesuitas cultivaron por primera vez en Tucumán la caña de azúcar para su propio consumo y que luego se convertiría en una de las grandes industrias de la provincia. También se encuentra la Quebrada de Lules ideal para caminatas y cabalgatas en torno a la flora y fauna autóctona.

empanada_tucumana
Foto: Turismo Tucumán 

La ruta 301 lleva indefectiblemente a Famaillá, pueblo de la Madre Luz en quechua, Capital Nacional de la Empanada donde manos expertas elaboran en hornos de barro exquisitas empanadas, símbolo de inconfundible sabor y fama.

caña_miel

Simoca de origen quechua “Shimukay”, lugar de gente tranquila y silenciosa o lugar de paz y silencio es la Capital Nacional del Sulky, está a sólo 50 km de San Miguel de Tucumán sobre la Ruta Nacional Nº 157 y guarda la tradición de la feria de los sábados, donde los vendedores acuden a ofrecer sus más diversos productos, exquisitas comidas regionales, artesanías, miel de caña, empanadillas y rosquetes, hasta artículos importados y cigarrillos en chalas y pueden verse los coloridos sulkys testimonio viviente de la historia del país. 

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email